El Parlamento Europeo pretende que desde las instituciones eurocráticas se imponga, a todos los Estados-miembro, el concepto de derechos reproductivos y sexuales, limitando el derecho a expresarse en contra de este controvertido asunto.

 

Este es un ataque a los derechos humanos fundamentales, además de la libertad de expresión, la protección de la vida y la soberanía de los Estados-miembro.

En la práctica, esto es sobre el reconocimiento de que tales controvertidas peticiones como el aborto a demanda para menores o la educación sexual obligatoria son derechos humanos. Hablamos de derechos que también deben ser reconocidos e implementados por todos los Estados-miembro de la UE.

¡Opongámonos a la desautorizada concentración de poder del supra-Estado de la UE!

Como resultado de estas medidas, en vez de continuar como una comunidad de Estados soberanos, podría convertirse la Unión Europea en un supra-Estado que aliene poderes no concedidos, a fin de imponer soluciones radicales e ideológicas de los Estados-miembro. 

 En 2014, gracias a la oposición de la sociedad civil, fue posible rechazar la adopción del extremadamente controvertido “Informe Estrela”, por parte del Parlamento Europeo. El informe pretendía introducir los conceptos de los derechos sexuales y reproductivos así como el llamado “derecho al aborto” en el lenguaje oficial de la UE. Hoy, pese a la oposición que entonces se expresó tan claramente, tenemos que afrontar otra amenaza de introducción de estos conceptos en la Unión Europea. 

Aunque las resoluciones no sean vinculantes, ejercen presión sobre todos los Estados que protegen la vida, la familia y los derechos de los niños. 

 ¡No podemos permitir esto! 

¡Defendamos nuestro derecho a decidir por nosotros mismos! 

Los tratados bajo los cuales se supone que la Unión Europea ha de operar indican, claramente, que la Unión Europea no tiene autoridad para interferir en las políticas sanitarias de los Estados-miembro. Y es precisamente en este área donde están los derechos relacionados con la salud reproductiva y sexual. La falta de autoridad de la Unión Europea para interferir en las políticas sanitarias de los Estados-miembro ha sido confirmada, repetidamente, por la Comisión Europea en sí misma. 

 Los países se sumaron a la Unión Europea entendida como una comunidad de Estados iguales, soberanos y diversos. Una comunidad basada en los principios de subsidiariedad de la Unión y de respeto hacia los poderes exclusivos de cada Estado. 

¡Opongámonos a la usurpación de poder por parte del Parlamento de la UE! 

A fin de proteger estos valores así como los derechos humanos fundamentales, que están siendo socavados por el concepto de “derechos reproductivos y sexuales”, te pedimos que firmes una petición dirigida a los miembros del Parlamento Europeo. 

Los miembros del Parlamento Europeo que nos representan a nosotros, como ciudadanos, deben saber que la sociedad civil no consiente la imposición de un concepto ideológico de “derechos reproductivos y sexuales” en los Estados así como tampoco una interferencia en los poderes de los Estados-miembro reservados por los tratados legislativos. 

Queridos miembros del Parlamento Euopeo,

 

Hemos recibido con gran preocupación la información sobre la aprobación, por parte del Comité de Derechos de las Mujeres e Igualdad de Género, a día 11 de mayo de 2021, del informe sobre derechos sexuales y reproductivos que se ha remitido al Parlamento Europeo por parte del eurodiputado Predrag Fred Matic. 

 Esta decisión de un comité significa que el Parlamento Europeo entero votará pronto este informe, pudiendo pasar una resolución fundada en demandas extremadamente radicales. 

 Las ideas contenidas tanto en el informe como en el borrador de la resolución que la respalda son injustificadas por varias razones. Una discusión sobre estos documentos no debe siquiera tener lugar en el foro del Parlamento Europeo, pues en base a los tratados, asuntos familiares y de salud están encomendados como competencias de los Estados-miembro. 

En primer lugar, bajo el Artículo 6 y el Artículo 168 del Tratado del Funcionamiento de la Unión Europea, el asunto de la salud reproductiva y sexual cae dentro del ámbito de la política sanitaria nacional, donde la UE solo tiene autoridad auxiliar, sin tratar de armonizar esta ley en todos los Estados-miembro. La falta de autoridad de la Unión Europea para interferir en las políticas de salud de los Estados-miembro ha sido repetidamente confirmada por la Comisión Europea en sí. 

En segundo lugar, el informe y el borrador de la resolución son un ataque universal, sin precedentes, a los derechos humanos y las libertades, entendidas como un derecho de conciencia y de libertad de expresión. Ambos documentos consideran la oposición al concepto de “derechos sexuales y reproductivos” como disruptiva para la democracia y llaman a limitar el derecho a manifestarla. Esta actitud está en conflicto, claramente, con los valores fundamentales de la integración europea, la democracia y la civilización europea. 

En tercer lugar, ninguno de estos documentos representa bien el concepto de “derechos reproductivos y sexuales” como una obligación internacional vinculante y un elemento de derechos humanos. Particularmente, es objetable que tanto el informe como el borrador de la resolución pidan a los Estados-miembro que provean acceso al aborto entendido como un “derecho humano”. El informe también ignora, completamente, la actual oposición internacional al reconocimiento del aborto como “derecho humano”. Adicionalmente, ignora el amplio desacuerdo sobre la introducción de la frase “derechos sexuales y reproductivos” en los documentos legales internacionales. Al mismo tiempo, se refiere al documento final de la Cumbre de Nairobi, cuyos contenidos fueron desaprobados por docenas de estados. 

Por tanto, convencidamente, apelo a todos vosotros, al Parlamento Europeo entero, a respetar las provisiones de los tratados y la voluntad de los ciudadanos a los que representa. Te pido rechazar este informe tan pronto como sea votado en el Parlamento Europeo, ya que indudablemente excede la dimensión de los poderes concedidos a la UE. 

Atentamente, 

Ciudadanos de la Unión Europea

Coalition against the Matic report

Marriage, Sex and Culture Group

United Kingodm

March for Family National Association

България

Aliance pro rodinu

Česko

Tradiční rodina z. s.

Česko

Femina Europa

France

Espana - Navarra Confidencial

España

One of Us Nederland

Nederland

Aktionsbündnis für Ehe & Familie – DemoFürAlle

Deutschland

Asociația PRO VITA București

România

Pro-Life Action

Slovensko

Association for Life and Family

Slovensko

Center for Fundamental Rights

Magyarország

Pro Vita & Famiglia

Italia